La promesa

0
52

Una de las más grandiosas promesas de la Biblia se encuentra en Romanos 8:1: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Estas palabras son como una especie de culminación, una conclusión para un hilo de pensamiento que aparece justo antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here