El espíritu de adopción

Escrito por el noviembre 30, 2017

¿Cómo describe Pablo la nueva relación en Cristo? Rom. 8:15. ¿Qué esperanza encontramos en esta promesa? ¿Cómo lo concretamos en nuestra vida?

La libertad del temor describe la nueva relación. Un esclavo está cautivo. Vive en un estado de constante temor de su amo. Soporta no obtener nada de sus largos años de servicio.

No es así con los que aceptan a Jesucristo. En primer lugar, su servicio es voluntario. En segundo lugar, le sirven sin temor, porque “el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Juan 4:18). En tercer lugar, se convierten en herederos de una herencia de valor infinito.

“El espíritu de servidumbre se engendra cuando se procura vivir de acuerdo con una religión legal, mediante esfuerzos para cumplir las demandas de la ley por nuestra propia fuerza. Solo hay esperanza para nosotros cuando nos ponemos bajo el pacto hecho con Abrahán, que es el pacto de gracia por la fe en Cristo Jesús. El evangelio predicado a Abrahán, por medio del cual tuvo esperanza, es el mismo evangelio que nos es predicado a nosotros hoy, mediante el cual tenemos esperanza. Abrahán contempló a Jesús, quien es también el Autor y Consumador de nuestra fe”.- “Comentarios de Elena G. de White”, Comentario bíblico adventista, t. 6, p. 1077.

¿Qué nos da la seguridad de que Dios realmente nos ha aceptado como hijos? Romanos 8:16.

El testigo interior del Espíritu confirma nuestra aceptación. Si bien no es seguro dejarse llevar meramente por los sentimientos, los que han seguido la luz de la Palabra lo mejor que pudieron oirán una voz interior consoladora que les asegurará que han sido aceptados como hijos de Dios.

De hecho, Romanos 8:17 nos dice que somos herederos; es decir, somos parte de la familia de Dios, y como herederos, como hijos, recibimos una maravillosa herencia de nuestro Padre. No la obtuvimos; la recibimos en virtud de nuestra nueva condición delante de Dios, una condición que recibimos mediante su gracia, que tenemos a nuestra disposición gracias a la muerte de Jesús en nuestro favor.

¿Qué tan cerca estás del Señor? ¿Realmente lo conoces, o simplemente sabes acerca de él? ¿Qué cambios debes hacer en tu vida para poder caminar más cerca de tu Creador y Redentor? ¿Qué te detiene, y por qué?


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Continuar leyendo

Post Siguiente

Las ramas naturales


Miniatura
Post Anterior

Cristo y la Ley


Miniatura

Nuevo Tiempo

la voz de la esperanza

Current track
TITLE
ARTIST