Los límites no son porque sí

Escrito por el noviembre 29, 2017

“Dios ha contado los dias del reino de Su Majestad, y les ha puesto un límite” (Dan. 5:26, NVI).

Hace tiempo fui maestra de Sausan, de diez años, y de Hamzi, su hermano, de ocho.

Me encantaba que me contaran cosas de su cultura, por eso, al terminar las clases les preguntaba sobre las costumbres de su país, Líbano.

Fíjate qué diferentes son las costumbres allá: la mamá de ellos conoció al papá cuando tenía cuatro años, y tan temprano en su vida la comprometieron para casarse con él. Su mami siempre lleva un velo cubriéndole el cabello y parte del rostro, porque solo el esposo puede ver el cabello de una esposa. Cuando una mujer libanesa quiere arreglarse el cabello, es la peluquera quien va a la casa de la cliente y se lo corta sin testigos. Ni Sausan ni Hamzi han visto nunca el cabello de su mamá. Cierta vez me contaron que ellos ya sabían con quiénes se iban a casar. Les pregunté:

-¿Y si ustedes no están de acuerdo?

-Eso no importa -me respondió Sausan-; igual tenemos que casarnos con quienes nuestros padres escojan.

Mientras ella hablaba, su hermano me dijo:

-Yo quisiera casarme con usted, porque es muy bonita.

-Creo que eso es imposible -le dije-, porque ya estoy casada y amo a mi esposo. Además, soy muchos años mayor que tú.

-¿No me cree, maestra? -insistió él-. ¡Yo me voy a casar con usted!

¡Qué convicción la de ese chico! A partir de aquel día, todas las tardes me decía lo mismo: “¡Yo me voy a casar con usted!”. Terminó el año escolar y yo me mudé de ciudad, así que, no los he vuelto a ver. Pero la proposición de matrimonio de Hamzi no iba para ningún lado. Sin darse cuenta, él estaba traspasando un límite, porque un pequeño jovencito soltero no puede hablar de matrimonio a una mujer casada.

Cuando Dios pone límites, como los Diez Mandamientos, que están en Éxodo 20, no lo hace porque sí, sino para nuestro bien; para protegemos; para que no nos pase nada malo. Por eso, mi querido amigo, mi querida amiga, respeta siempre los límites de Dios. No te extralimites, diciendo o haciendo cosas que, aunque tú no te des cuenta, sean totalmente incorrectas y fuera de lugar.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Continuar leyendo

Nuevo Tiempo

la voz de la esperanza

Current track
TITLE
ARTIST