Las cosas que perduraran

0
147

Cada vez que mi esposo me invita a que vayamos a nuestra pequeña granja, lo dudo, porque no tiene agua corriente ni electricidad; tenemos que abandonar las comodidades de la ciudad: teléfonos, Internet y cosas así. Sin embargo, lo cierto es que cuando acepto su invitación, nunca me arrepiento.

Compartir
Artículo anteriorLa recreación familiar
Artículo siguienteMi bolsa de galletas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here