La propia mano de Pablo

0
56

Compara las declaraciones finales de Pablo en Gálatas 6:11 al 18 con lo que escribe al final de sus otras cartas. ¿En qué aspectos el final de Gálatas es similar y diferente a las demás cartas? (Ver las conclusiones de Romanos, 1 y 2 Corintios, Efesios, Filipenses, Colosenses, y 1 y 2 Tesalonicenses.)

Las declaraciones finales de Pablo no siempre son uniformes, pero aparecen varios elementos comunes en todas ellas: (1) saludos a personas específicas; (2) una exhortación final; (3) una firma personal; y (4) una bendición final. Al comparar estas características típicas con las palabras finales de Pablo en Gálatas, aparecen dos diferencias importantes.

Primero, a diferencia de muchas de las cartas de Pablo, Gálatas no contiene saludos personales. ¿Por qué? Al igual que la ausencia de la acción de gracias tradicional al inicio de la carta, probablemente en este caso también se trate de otra indicación de la relación tensa entre Pablo y los gálatas. Pablo es cortés pero formal.

Segundo, debemos recordar que era costumbre de Pablo dictar sus cartas a un escriba (Rom. 16:22). Luego, después de terminar, Pablo a menudo toma la pluma él mismo y escribía unas pocas palabras con su propia mano al final de la carta (1 Cor. 16:21). En Gálatas, sin embargo, Pablo se desvía de esta práctica. Cuando toma la pluma de manos del escriba, Pablo aún está tan preocupado por las circunstancias en Galacia que termina escribiendo más sobre eso. Simplemente no puede soltar la pluma hasta que ruegue una vez más a los gálatas que se aparten de sus malos caminos.

En Gálatas 6:11, Pablo enfatiza que escribió la carta con letras grandes. Realmente no sabemos por qué. Algunos han especulado que Pablo no se refería al tamaño de las letras sino a su deformidad. Sugieren que quizás las manos de Pablo estaban o tan arruinadas por la persecución o por la fabricación de tiendas que no podía darle forma con precisión a su escritura. Otros creen que sus comentarios proveen mayor evidencia de su problema en la vista. Aunque ambas teorías son posibles, parece menos especulativo concluir que Pablo simplemente estaba escribiendo intencionalmente con letras grandes a fin de subrayar y enfatizar sus argumentos, algo similar a la manera en que nosotros podríamos enfatizar una palabra o concepto importante subrayándolo, poniéndolo en cursiva, o en MAYÚSCULAS.

Sea cual fuere la razón, Pablo ciertamente deseaba que sus lectores tomaran seriamente su advertencia y amonestaciones.

Compartir
Artículo anteriorAyuda a tu memoria
Artículo siguienteGloriarse en la carne

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here