Hasta los confines de lo tierra

0
37

Recién graduado como médico, el 25 de septiembre de 1908, el Dr. Riley Russell y su esposa, Theresa, llegaban a Sunam, Corea, a donde habían sido enviados como misioneros. Cuando se supo que el misionero que llegaba era médico, gran cantidad de pacientes ya lo esperaba apenas descendió del tren.

Compartir
Artículo anteriorPaciencia con el pan tibio
Artículo siguienteAgua estancada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here