La familia y las batallas decisivas

0
74

Padres, formulense solemne una pregunta: «¿Hemos educado a nuestros hijos para que se sometan a la autoridad paterna y así se preparen para obedecer a Dios, para amarlo, para mantener su ley como la norma suprema de conducta y de vida? ¿Los hemos educado para que sean misioneros para Cristo? ¿Para que se conduzcan haciendo el bien?».

Compartir
Artículo anteriorLa pelea del siglo
Artículo siguienteTareas domésticas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here